sábado, 26 de noviembre de 2016

Olor a Lavanda en Santa Catarina



   Ajustó su corbata con la sonrisa del que se sabe acariciado por la vida, miró el espejo que levantaba su dedo en forma de aprobación y se sintió pleno de vitalidad.
    Es curioso que el mundo se empeñe en quitar valor a la alegría, a la complicidad, al amor y a la pasión cuando las velas de nuestra tarta ya iluminan demasiado. 


    Parece como si el mundo entendiera que las caricias o que las sonrisas, están destinadas para desaparecer cuando las canas se adueñan de tu pelo o, la tersura de tu piel, se pliega bajo la experiencia de una vida que avanza a toda máquina.
    Anudó sus zapatos y se lanzó a una calle que sonaba a fado, resonando en sus suelas la ilusión del que encara una gran subida como si fuera una bajada. Un Barrio Alto que traía a los mismos pies de un Pessoa expectante, el aroma de una mar calmada pero ilusionado a cada inspiración sin poder retener la emoción.
    ¡No merece la pena intentar ir por la vida conteniendo la respiración cuando el destino te ofrece la oportunidad de ser viento!.
   Giró la Rua da Boavista siendo capaz, como un lobo que aúlla a la luna, de detectar el olor a buganvillas del Jardim Dom Luis, atrapando cada matiz como el que encuentra una caricia en mitad de la noche. Llenó sus pulmones de rayos de sol con esa luz que sólo tiene una ciudad que se mece entre colinas, clavando sus raíces en ultramar.
   Caminaba entre pequeños comercios, gestos huidizos que con una mirada cómplice apartan las sedosas cortinillas de damasco, mientras al fondo apilan historias entre colores Burdeos, morados, amarillo limón y azules marinos, revistiendo unas paredes que, en muchas ocasiones, sujetaron la espalda de un amante cuando su pelo se enredó entre unos dedos entrelazados como la propia Alfama.
   Un tictac que avanzaba con la latencia de un corazón en reposo y que me hacía preguntar ¿cuántas horas de mi vida había pasado en casas ajenas esperando y escuchando el tictac de un reloj?.
   Mujeres de delantales cansados, apoyados con los brazos y la mirada fija en su interior, para no delatar sus palabras. Ojos con color a melaza fijos en el polvo de una ciudad dormida en el tiempo pero emocionada por su futuro.
   Un perro negro ladraba a las nubes mientras husmeaba las aceras en busca de una caricia que se resistía a aparecer.
   Aromas de un té intenso que bullía entre el agua caliente vertida, en un ritual enlentecido con delicadas tazas de porcelana que, giraban para dar forma a aquella tarta de jengibre que tantas y tantas veces acompañó mis pensamientos furtivos.
   Aquella persona que me sonrió al llegar a la Rua Sao Paulo apartó su espeso cabello níveo con los dedos, un poco temblorosos, manteniendo su expresión impasible. Me invitó a pasar para elegir entre un mundo de colores una fragancia especial. 



   -Deseo una flor especial, un aroma que se deba sentir con los ojos cerrados- dije con una amplia sonrisa del que apenas puede contener una emoción de ilusión que ilumina tu rostro.

    Esa mujer me invitó a pasar a aquella tienda tan especial. Un piano ajado presidía un complejo laberinto de luces tenues y fragantes olores que se convertían en volutas como las curvas de un sombrero de ala ancha que descansa en un perchero olvidado.
   Un olor denso, dulce, evocador con matices de violetas empapadas por la lluvia en la orilla musgosa de un río con espíritu de mar.
    Busqué de dónde procedía aquel aroma y sólo topé una y otra vez con unos ojos de un color verde claro poco común y esquivos como el beso primero. Parecía invitarme a encontrar, a buscar con los ojos cerrados y los sentidos abiertos a las sensaciones, a dejarme llevar por la brisa antes de ser viento y ser capaz de caminar tan lejos como me permitiera un abrazo.
    Debió oírme tomar aire profundamente llenando todo mi ser, porque esbozó una media sonrisa.

-         ¿Amor o pasión, caballero?- preguntó mirando a mis ojos con cariño.
-         Curiosa pregunta- le dije. ¿Existe alguna diferencia?.

    Aquella mujer bajó un segundo la mirada y se giró hacia unas pequeñas cajas que se encontraban encima de un cansado banco.

-         Ésta caja señor –dijo la mujer- lleva dentro unos tréboles rojos de la Sierra de São Mamede que contienen la fragancia de la pasión que es capaz de hacer arder las miradas y los labios. Las pasiones mí querido caballero son como el fuego que arde consumiendo todo a su paso sin pararse a preguntar nada salvo su propia existencia. Ésta otra caja que aquí tengo, representa el amor.

    Con sumo cuidado la mujer de la tienda de flores comenzó a soltar una vieja cuerda de cáñamo anudada con esmero hasta dejar al descubierto unas secas ramas.

-         ¿Puede ver usted éstas ramas? – preguntó de forma directa aquella mujer-, éstas ramas son flores de Lavanda que hace ya muchos años un amor, un hombre que partió en su barco para nunca volver, me dejó encima de aquel piano. ¿Sabe qué?, las otras flores tienen un efecto magnético, son bellas y nadie podría resistirse a ellas, son pasiones desatadas pero a los pocos días mueren pues para captar su esencia deben ser cortadas. Las flores de Lavanda son el amor, son plantas cortadas pero cuando se secan siguen proporcionando un aroma que nos hace recordar por qué amamos, lo que sentimos el primer día que cruzamos las miradas y llenan nuestro corazón con su sola fragancia.
-         Preciosas flores –musité- sin duda me parece muy acertada su sugerencia.

    Aquella mujer montó con delicadeza una caja doblando cada parte dotándola de resistencia. Sacó de un cajón una desdoblada pieza de seda reluciente con un ribete de diminutas formas bordadas en hilo de oro que por el efecto del tornasol de Lisboa, se veía de color topacio cuando se doblaba en el interior en una posición determinada y, verde musgo, cuando se ladeaba.
    Una a una fue colocando las ramas de Lavanda junto con otras hojas cortadas con mimo entre las luces lánguidas de la trastienda, pero me abrumó un aroma dulce y acre de nuez moscada. Extendió sobre las flores pequeñas clavo machacado que me hizo sentir un leve cosquilleo en la nariz mientras cortaba una tira de color nácar para cerrar la caja.
    Hice ademán de pagar aquellas flores pero un gesto suave y tierno me lo impidió.

-         No, no lo haga –dijo en voz baja aquella mujer- deje que sea el destino el que lo haga y si tuve razón, guarde esas flores de Lavanda para no olvidar su aroma.
-         Gracias por todo –dije mirando hacia el suelo-, no lo olvidaré.

    Salí de aquella tienda pequeña en dirección al Mirador de Santa Catarina. Avanzaba lento, casi saboreando cada paso mientras llevaba debajo del brazo aquella caja. La cabeza aturdida ahora captaba cada olor, cada aroma, cada brizna de aire y sabía donde me encontraba. El Jardín do Alto de Santa Catarina provocó que tuviera que soltarme el cuello de la camisa, incluso, el primer botón de esa americana beige claro de atrevido forro que tanto me gustaba. Inspiré fuerte, sin prisa, dejando que entrase el aire en mis pulmones….. olores a rosas rojas, tan cargadas de color que parecían casi negras. ¡Lavanda! y sin duda madreselva.
    Giré la calle entrando en la zona más soleada sintiendo como el que abre una puerta dejando entrar el calor. Como el que irrumpe en pensamientos en un umbrío vestíbulo agitado y con la misma sutileza que la bocanada de calor del horno de una forja. 
    ¡Allí estaba ella!. Su cabello contra el sol de Lisboa tamizado por un tul de ultramar, espeso y dorado como un campo de trigo maduro al amanecer.
    Me abrazó como si fuera a besarme, pero de pronto miró a la caja y sonrió.

-         ¡Huele a Lavanda!- dijo mientras sonreía.

    Sentí ascender por mi espalda el estremecimiento del que comprende en un suspiro que aquella mujer del piano ajado, puso entre sus flores mucho  más que unas pequeñas flores. Aquella mujer que sonreía veladamente entre las luces de una tímida lámpara marcó el ritmo de un sueño cuando más lo sentía perdido.

¡A veces los sueños, se vuelven realidad!. 

www.centroismaeldorado.com
#ismaeldoradopsicologo
@ismaeldoradoPS

5 comentarios:

  1. Me haces soñar Ismael. Recorro contigo las calles de una Lisboa en la que tantas veces he dejado pasar el tiempo pero ahora agarrada a tu brazo. Enhorabuena, un ambiente mágico

    ResponderEliminar
  2. Gracias de nuevo Profesor. Toca de nuevo las emociones con una pincelada casi mágica. Lo disfrutaré en tranquilidad.

    ResponderEliminar
  3. Me has llevado de nuevo a viajes pasados donde los recuerdos se hacen colores y olores, música, sonidos , voces, ...
    Gracias por un viaje en el tiempo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre gracias Javier. Un viaje en el tiempo que siempre es agradable en ciudades tan mágicas para mí como Lisboa. Un abrazo enorme.

      Eliminar
  4. Me has llevado de nuevo a viajes pasados donde los recuerdos se hacen colores y olores, música, sonidos , voces, ...
    Gracias por un viaje en el tiempo

    ResponderEliminar