sábado, 18 de marzo de 2017

MI HÉROE

      No me resulta nada extraño si un día como el de hoy, día del Padre, no me acordase de mi héroe. 
     Todos los niños suelen ver en su padre a un ser poderoso, fuerte, bello, aquel en que encarnar la sabiduría, ¿pero saben qué?, el mío además de todo eso, viajaba a bordo de una brillante silla de ruedas. 


      Él era mucho más que sus piernas, convertía sus ruedas en brioso corcel que invitaba a recorrer cualquier terreno, cualquier lugar sin importar las distancias pues, mi padre, era un ser único, un auténtico Guerrero de Luz.  
       Me enseñó tantas y tantas cosas que no olvido que, ni con dos vidas, tendría suficiente para traspasar a mis hijas tanta sabiduría. Me enseñó a reirme de las ocurrencias de la vida, a tomarnos a broma nuestros problemas, a convertir los inconvenientes en grandes oportunidades y por encima de todo, me enseñó a ayudar. No crean amigos que todo sale a la primera, en ocasiones todo sale mal, pero me enseñó a no rendirme pues hay ocasiones en que la vida se despista y deja de apretar, mereciendo la pena estar preparado. 
     Un día, mis esposa y yo, decidimos poner tanto cariño en el empeño que amanecimos con dos bebés sonrientes que cambiaron nuestras vidas. En un segundo comprendí que si quería de verdad ser Padre y merecerlo, era necesario entender que debía estar al lado de ellas toda una vida, incluso más allá de ella. Entendí que no había lugar para el cansancio pues mi héroe nunca estaba cansado pese a estar sin dormir, pese a llevar todo el día trabajando, comprendí que si pese a no poder caminar, era siempre el portero en mis lanzamientos con el balón, era por amor y que cuando se tiraba al suelo le costaba todo un mundo volver a levantarse. 
        Estoy totalmente de acuerdo con mi padre que basta que pongamos todo el corazón y el amor en lo que hacemos para que las equivocaciones parezcan más pequeñas. No nacemos con un manual de vida en el bolsillo y nadie está nunca preparado para ser padre, sólo para intentarlo. Soy de los que opina que los que nos llamamos padres somos fundamentales en la vida de nuestros hijos y debemos estar orgullosos de nuestro lugar.  Es una pena que en ocasiones los hijos se conviertar en herramientas en las batallas de los padres.
      Aún cierro los ojos y me veo corriendo por la Latina, bajando la cuesta por la que transitaba aquel bus amarillo de la línea M4 para esperar la llegada del Seat 124 con mi padre a bordo, para acompañarle en los dos últimos minutos rumbo a casa. Ahora amigos, sería capaz de cualquier cosa por volver a vivir uno de esos instantes que guardo en mi alma, por volver a sentir en mi corazón esa sonrisa y por volver a decir "¡hola papá!". 
         ¿Saben qué amigos?, cuando entro en mi casa, roto por la jornada larga y extenuante, lo primero que veo guardado como un tesoro es el viejo bastón de mi padre y la figura de un chino de alabastro regalado por mi Madrina, por mi Tía Carito que compone esa pareja de ases que iluminan mis días. Detrás de todo ello y como un huracán, entran siempre corriendo mis hijas Vera y Gabriela junto con una juguetona perrita llamada Kira para recibirme con una palabra que me emociona "Papi". 
        Cuando no tengo claro qué hacer como padre pienso en mi héroe, recobro pensamientos y palabras y me dejo abrazar por su recuerdo. Pienso en sus caricias, en sus reprimendas, en sus abrazos, en cómo me hacía reir cuando me había herido, en su cara de ilusión cuando la vida me premió con tantas cosas bellas. Creo Papá que voy aprendiendo y a cada instante me esfuerzo. 
         Mi padre ríe, canta, baila y me sigue hablando en un día como el de hoy en el que celebro ser su hijo. Me siento orgulloso de ser quién soy y saber de dónde vengo. No existe el éxito, distinción o premio que me haga olvidar que sigo siendo aquel niño que esperaba a su padre sentado en la acera y que nunca aprendió a patinar. 
         ¡Felicidades mi héroe!, me queda mucho esfuerzo, pero ojalá el día de mañana pueda ver reflejado tanto amor en los ojos de mis hijas como siempre verás en los míos. 
         ¡No puedo evitar pensar en cuánto daría por un sólo instante más!
     
          

jueves, 9 de febrero de 2017

Ahora seremos nosotros

    Y llegó el día mis queridas hijas Vera y Gabriela, el Tío Rafa subió al cielo.
    Con vuestros recién cumplidos 9 años, hemos comprendido una vez más que algunas personas nacen para ser inmortales.
    Se hace difícil para cualquier persona entender la muerte, pero vuestra duda me llenó aún más de emoción por su belleza.
     Permitan unos instantes amigos, si viajo en el recuerdo para contarles algunas cosas.
   
Cada Navidad, cada nochebuena, nuestra familia,  grande, ruidosa y muy numerosa, nos reunimos para sentirnos unidos, para decirnos que nos queremos y entre ellos, el Tío Rafa es una parte fundamental. Cada Navidad reune una amalgama de petardos y cohetes con los que su alma baturra y divertida, hace las delicias de los pequeños de la casa, sirviendo además en mitad del estruendo, para despertar a un Papá Noel que algunas veces se muestra perezoso. Vera y Gabriela descubrieron que quizá debido a sus muchos años, Papá Noel siempre duerme un poquito y el tirar algún petardo y cohete era necesario para despertarlo y hacerle viajar por el cielo.  Mis hijas vivían con emoción el último de los cohetes pues como éste año, vieron ya pasar ese trineo de Papá Noel que nos hizo recordar que la emoción siempre viene de la mano de la ilusión y que madurar nunca está en discusión con soñar.
       El Tío Rafa se marchó de nuestra existencia terrenal pero no de nuestro corazón, de nuestra cabeza ni de nuestra memoria. Él ha sido y es parte de nuestra vida, de toda nuestra existencia, del amor que sentíamos y sentimos por él, de sentirnos orgullosos de cada instante que disfrutamos contigo. Llegó el momento y nos sumamos a ese ¡hasta pronto!.
      El otro día mis queridas Vera y Gabriela cumpliendo el deseo del amor, vuestra madre y yo os llevamos al hospital a despedir al Tío Rafa y, entre lágrimas, os intentábamos consolar y explicar que la muerte nunca es el final de las personas que amamos. Cada vez que cerréis los ojos podréis acariciar, escuchar sus risas, sentir el amor que siempre sintió por vosotras y el sentirnos afortunados del premio que nos otorgó con él la vida. Entiendo ahora vuestra preciosa duda, ¿quién despertará ahora a Papá Noel?. Con el mayor nudo en la garganta os digo que ahora seremos muchos los Rafa a tirar esos petardos que nunca os faltarán. Seguiremos buscando la estrella que más brilla donde viven ahora todos esos seres que tanto amamos. Siento mis amores que vuestra madre y yo lo estamos haciendo bien, sintiéndonos orgullosos de vuestra capacidad de amar y de poner en valor la herencia que nos dejan cada ser amado que pasa por nuestra existencia. Algunos podrían pensar que la cama de una persona que nos está dejando no era lugar para niños, pero sí creo sin duda que es el lugar apropiado para el amor.
       Permite ahora Rafa que te diga que espero no haberme guardado en el corazón ni una sola vez sin decirte "te quiero". Has sido fundamental en todas y cada una de las facetas de mi vida y mi familia se hizo grande el día que llegaste. ¿Que yo te ayudé me decías?, ojalá desde el cielo puedas sentir el agradecimiento que yo siento por cada una de tus palabras, por cada instante, por cada abrazo, por cada vez que me decías las verdades abrazando siempre con tu palabra lo que había que hacer.
       Gracias por siempre confiar en mí, incluso en los últimos instantes, guardando en mi corazón tus últimos deseos. Gracias Rafa por dejarme la más bella de las herencias con mi hermana Manoli y mi sobrina Vanessa. No dudes nunca que no olvidaremos brindar por todos vosotros en vuestra nueva morada del cielo y que ahora nos ocuparemos nosotros de lo que tú, como un gran maestro, nos enseñaste.
        Tengo claro que te echaré de menos, quizá demasiado, pero no dejaremos de seguir sintiendo lo que sentimos por mucho que se vaya llenando el cielo.
         Disculpen hoy mis amigos si no puedo escribir más. Algunas veces unos dedos que tantas veces cosen corazones rotos se hacen líos con el hilo.  Si hoy queremos rendir un bello homenaje a las personas que queremos, ¡sigamos viviendo!. Hoy no podremos dejar de llorar, pero mañana será un gran día para luchar por nuestros sueños