sábado, 18 de marzo de 2017

MI HÉROE

      No me resulta nada extraño si un día como el de hoy, día del Padre, no me acordase de mi héroe. 
     Todos los niños suelen ver en su padre a un ser poderoso, fuerte, bello, aquel en que encarnar la sabiduría, ¿pero saben qué?, el mío además de todo eso, viajaba a bordo de una brillante silla de ruedas. 


      Él era mucho más que sus piernas, convertía sus ruedas en brioso corcel que invitaba a recorrer cualquier terreno, cualquier lugar sin importar las distancias pues, mi padre, era un ser único, un auténtico Guerrero de Luz.  
       Me enseñó tantas y tantas cosas que no olvido que, ni con dos vidas, tendría suficiente para traspasar a mis hijas tanta sabiduría. Me enseñó a reirme de las ocurrencias de la vida, a tomarnos a broma nuestros problemas, a convertir los inconvenientes en grandes oportunidades y por encima de todo, me enseñó a ayudar. No crean amigos que todo sale a la primera, en ocasiones todo sale mal, pero me enseñó a no rendirme pues hay ocasiones en que la vida se despista y deja de apretar, mereciendo la pena estar preparado. 
     Un día, mis esposa y yo, decidimos poner tanto cariño en el empeño que amanecimos con dos bebés sonrientes que cambiaron nuestras vidas. En un segundo comprendí que si quería de verdad ser Padre y merecerlo, era necesario entender que debía estar al lado de ellas toda una vida, incluso más allá de ella. Entendí que no había lugar para el cansancio pues mi héroe nunca estaba cansado pese a estar sin dormir, pese a llevar todo el día trabajando, comprendí que si pese a no poder caminar, era siempre el portero en mis lanzamientos con el balón, era por amor y que cuando se tiraba al suelo le costaba todo un mundo volver a levantarse. 
        Estoy totalmente de acuerdo con mi padre que basta que pongamos todo el corazón y el amor en lo que hacemos para que las equivocaciones parezcan más pequeñas. No nacemos con un manual de vida en el bolsillo y nadie está nunca preparado para ser padre, sólo para intentarlo. Soy de los que opina que los que nos llamamos padres somos fundamentales en la vida de nuestros hijos y debemos estar orgullosos de nuestro lugar.  Es una pena que en ocasiones los hijos se conviertar en herramientas en las batallas de los padres.
      Aún cierro los ojos y me veo corriendo por la Latina, bajando la cuesta por la que transitaba aquel bus amarillo de la línea M4 para esperar la llegada del Seat 124 con mi padre a bordo, para acompañarle en los dos últimos minutos rumbo a casa. Ahora amigos, sería capaz de cualquier cosa por volver a vivir uno de esos instantes que guardo en mi alma, por volver a sentir en mi corazón esa sonrisa y por volver a decir "¡hola papá!". 
         ¿Saben qué amigos?, cuando entro en mi casa, roto por la jornada larga y extenuante, lo primero que veo guardado como un tesoro es el viejo bastón de mi padre y la figura de un chino de alabastro regalado por mi Madrina, por mi Tía Carito que compone esa pareja de ases que iluminan mis días. Detrás de todo ello y como un huracán, entran siempre corriendo mis hijas Vera y Gabriela junto con una juguetona perrita llamada Kira para recibirme con una palabra que me emociona "Papi". 
        Cuando no tengo claro qué hacer como padre pienso en mi héroe, recobro pensamientos y palabras y me dejo abrazar por su recuerdo. Pienso en sus caricias, en sus reprimendas, en sus abrazos, en cómo me hacía reir cuando me había herido, en su cara de ilusión cuando la vida me premió con tantas cosas bellas. Creo Papá que voy aprendiendo y a cada instante me esfuerzo. 
         Mi padre ríe, canta, baila y me sigue hablando en un día como el de hoy en el que celebro ser su hijo. Me siento orgulloso de ser quién soy y saber de dónde vengo. No existe el éxito, distinción o premio que me haga olvidar que sigo siendo aquel niño que esperaba a su padre sentado en la acera y que nunca aprendió a patinar. 
         ¡Felicidades mi héroe!, me queda mucho esfuerzo, pero ojalá el día de mañana pueda ver reflejado tanto amor en los ojos de mis hijas como siempre verás en los míos. 
         ¡No puedo evitar pensar en cuánto daría por un sólo instante más!
     
          

3 comentarios:

  1. Traes a mi mente tantos y tantos recuerdos bellos. Estoy absolutamente emocionada. Gracias Ismael siempre por llenar mi mañana de emoción. Feliz día del Padre

    ResponderEliminar
  2. Luis Felipe Ordoñez20 de marzo de 2017, 2:24

    Has traído a mi memoria tantos y tantos instantes, recuerdos y sensaciones que no pude evitar contener una lágrima de emoción. Grande Ismael

    ResponderEliminar
  3. Hola Ismael, que bonita descripción la niñez, mi padre ha sido una pieza fundamental en mi niñez, pero sin embargo con tus recuerdos, me reflejas el amor que sentía mi abuelo por mi. por el que también necesitaría un instante mas.
    Gracias una vez más.
    Miriam

    ResponderEliminar